Tipos de Pavimentos Flotantes – Tarima flotante

Características
Los pavimentos flotantes presentan la ventaja de poderse instalar sobre otros suelos o pavimentos sin necesidad de demoler el pavimento preexistente. Tan solo es necesario extender una capa de espuma, caucho o cartón para eliminar pequeñas irregularidades sobre la superficie, que ha de ser lisa y estar nivelada, no soportando desniveles superiores a 1 cm. No obstante, por motivos de seguridad e higiene, se recomienda retirar si es posible el pavimento anterior.
La capacidad para colocar este pavimento sin retirar el preexistente, así como su rapidez de instalación, lo convierten en el tipo de suelo más utilizado en reformas.
Al no estar solidarizado con el forjado, también tiene buenas propiedades acústicas a los ruidos de impacto, como los producidos por los tacones, pues este tipo de ruidos se transmiten por la vibración de la estructura. Sin embargo, pisar un suelo flotante produce un sonido peculiar que no suele ser apreciado para viviendas. Una buena colocación, evitando dejar holguras bajo la tarima, así como la colocación de mantas de material amortiguador bajo la misma, suelen paliar estos efectos.
Por norma habitual, en la unión entre piezas emplea el sistema de clic, que no necesita clavos ni adhesivos. Por ser un pavimento prefabricado, precisa poca mano de obra, es de fácil y rápida instalación.
Tipos
La diferencia básica entre las tarimas flotantes radica en la que la última capa puede ser de madera noble o de material sintético. Se pueden agrupar en 3 tipos:
Tarima flotante Laminada sintética

Tarima flotante Laminada sintética

Tarima flotante Laminada sintética

Se compone de varias capas, normalmente de derivados de la madera, siendo la última capa un compuesto sintético que puede variar de composición, pero que generalmente es un compuesto de resinas de melamina a alta presión, que lleva impreso un dibujo imitando madera o incluso a otros materiales. Existe un gran mercado de este producto, con gran cantidad de estilos, formatos, colores y texturas disponibles, existiendo imitaciones de prácticamente todas las maderas naturales (Roble, Haya, Ipe), así como de piedra o cerámicas. También se comercializan acabados con relieves, ya que ciertas marcas ofrecen un acabado rústico. El grosor total de la pieza suele ser de entre 6 y 12 mm .
Imita muy bien a la madera, es relativamente sencillo de instalar, y ha ganado popularidad en los últimos 20 años debido a lo sencillo de su mantenimiento y, sobre todo, a su precio, mucho más económico.
El formato es de lama rectangular o en loseta cuadrada con dimensiones variables.
El pavimento laminado puede estar garantizado, por norma general, desde 5 años hasta 35 años. Está recomendado para zonas de alto tránsito en el hogar o local, pero no es aconsejable en zonas húmedas o con desagües. La composición laminada del producto le permite resistir mejor las tensiones de deformación, y el acabado sintético es más duro que la madera (aunque depende de la resistencia del laminado), por lo que resiste mejor los arañazos y los tacones. También reacciona mejor a las manchas, y los laminados de alta gama incluso a las quemaduras de cigarrillos. Son especialmente populares en casas de familias con niños o mascotas. Existen pavimentos laminados con pase en PVC y superficie laminada especiales para contacto con agua, cocinas, y baños. Los laminados de mejor calidad son empleados también en bares y discotecas, por su resistencia a la abrasión, manchas y a las quemaduras de cigarrillo.
Debido a que el laminado sintético puede presentar muy diversas propiedades según el fabricante, los suelos se clasifican en cinco calidades según la norma EN 13329. Estas categorías son el resultado de un test de

abrasión, donde una máquina somete al suelo a una serie de frotados con una rueda de papel de lija, hasta que el dibujo decorativo pierde su apariencia original.

Según el número de vueltas soportadas, los suelos se clasifican en:
  • AC-1 (más de 900 vueltas)
  • AC-2 (más de 1.800 vueltas)
  • AC-3 (más de 2.500 vueltas)
  • AC-4 (más de 4.000 vueltas)
  • AC-5 (más de 6.500 vueltas)
Las categorías comerciales suelen ser las tres últimas, y los anunciantes las recomiendan según los siguientes usos:
  • AC-3 (uso normal, vivienda)
  • AC-4 (uso elevado, locales comerciales)
  • AC-5 (uso intensivo, bares, centros comerciales)
Desventajas
La mayor desventaja de este tipo de pavimento es su debilidad en las juntas, por lo que para aumentar su longevidad, es fundamental conseguir una superficie lo más homogénea y nivelada posible. La superficie de la tabla es realmente dura y resistente, en comparación con la madera, pero lo que más afectado resulta con los años son las juntas, se abren, se arquean, y exponen la madera interior que es poco resistente y no está tratada, con lo que el deterioro estético es rápido, y con el tiempo deterioro integral hace incómodo su uso.
En la mayoría de los casos los diseños de aspecto de madera, piedra, cerámicas de estos pavimentos, desaparecen al paso de pocos años, haciendo imposible la localización de repuesto para realizar reparaciones, HDF (Densidad de Alta Presión) con un papel fotográfico, que representa impreso, un motivo grafico determinado, los fabricantes de pavimentos laminados suelen cambiar con cierta frecuencia los diseños, por cuestión de modas estéticas o comerciales, al igual que otras industrias, como el pavimento de gres o el porcelánico, con lo que si no conservamos una cierta cantidad de repuesto, para una eventual reparación, tendremos un problema de difícil solución al acometer una sustitución.
A diferencia de las tarimas flotantes de madera, una vez que una junta se ha astillado por un golpe o por humedades, no es posible lijar ni reparar la pieza, siendo necesaria su sustitución, lo que obliga a levantar parte del suelo, incluyendo los rodapiés. Un problema habitual en la reparación de tarima flotante sintética, es encontrar el mismo modelo que en el momento que se instaló, ya que diferentes marcas, tienen diferentes terminaciones y no son muy estándar (roble a / roble b), con lo que su reposición es algo complicada.
Consejos a la hora de elegir un buen material
La clasificación por resistencia, siendo una ayuda, ha creado bastante confusión entre los usuarios, pues es habitual encontrar precios muy dispares entre distintas marcas, así como suelos de inferior categoría más caros que otros aparentemente de categoría superior. Hay que hacer notar que un suelo con categoría AC-3 puede haber resistido 2.500 vueltas o 3.900, por lo que los suelos catalogados como AC-3 más económicos pueden ser fácilmente suelos de poca calidad, aun manteniendo la misma categoría.
Otros consejos
la resistencia a las manchas, a la humedad, la dureza, así como el grosor y calidad de las capas intermedias, son también criterios fundamentales dependiendo del uso al que se vaya a destinar un suelo.
Junto con la clasificación AC, se suelen adjuntar unos dígitos (23, 32, 33, etc…) para designar propiedades características o “clases de utilización” marcadas en el código EN 13329, siendo las decenas las clases, y las unidades las calidades (33 mejor que 31, o mejor 23 que 22).
Arañar la lengüeta de unión de la lama y observar en qué modelos se alteran menos. También suele haber una relación entre la calidad del suelo y su grosor, siendo el mayor grosor, el de más calidad (aunque eso no es siempre cierto, depende de la densidad del tablero en kg/m³, un tablero de 7 mm puede ser más denso que uno de 8 mm por lo cual su peso es mayor y mejor para el aguante de impactos y estabilidad de la capa melamínica).
La diferencia de calidades y precios se ejemplifica en lo siguiente: estos suelos envejecen casi siempre por las juntas, ya que por muy resistente que sea la lámina superior, es una protección muy fina, y por tanto extremadamente vulnerable en sus esquinas. Si el sustrato al que van adheridas se altera (por ejemplo, por el orín de una mascota), un suelo con una lámina superior AC-4 pero con un sustrato de mala calidad puede arruinarse irreversiblemente, mientras que un suelo categoría AC-3 pero con un sustrato más impermeable o grueso puede resistirlo, es decir, hay que fijarse en la densidad del tablero (en kg/m3).
Con el consejo de un profesional vendedor o un instalador, puede conseguir la mejor relación calidad-precio para sus necesidades, ya que hay un gran mercado y es difícil escoger con seguridad.
Tarima flotante madera multicapa

Tarima flotante madera multicapa

Tarima flotante madera multicapa

Se compone de una base inferior de estabilización, y dos o más capas de madera, de las que la o las intermedias suelen ser de madera resistente y barata, como pino o abeto, y la superior o de acabado, de madera noble. Esta última capa suele tener un grosor de entre 1,5 y 4 mm, de manera que pueda lijarse y barnizarse (acuchillarse) varias veces (normalmente dos, y muy raramente más de cuatro).
Según la Federación Española de Pavimentos de madera (FEMP), para que una tarima flotante de madera multicapa se pueda definir con el nombre de parquet, debe de disponer de al menos un mínimo de 2,5 mm de espesor de capa noble, para evitar el intrusismo o baja prestación al uso de los pavimentos de madera noble con terminología añadida de tarima de parquet flotante multicapa. Ningún pavimento de madera ya sea flotante u otro modo de colocación podrá adoptar el nombre de parquet si no alcanza el espesor de madera noble de 2,5 mm útiles.
Por último, la capa de madera noble, incorporar una última capa con un tratamiento superficial tipo barniz, con base al agua, hasta 7 manos algunos modelos incorporan óxido de aluminio en su tratamiento haciéndolos excepcionalmente resistentes a la abrasión, también filtros de rayos ultravioletas, preservando el color de la madera por más tiempo frente a los rayos del sol, que tienden a oscurecer la madera. La dureza de la capa de barniz que suele cubrir estos suelos se mide con el test de Brinell, para superficies finas.
Este tipo de suelos, relativamente novedosos, consiguen un acabado de la misma calidad visual que los parquets de madera maciza, superándolos incluso en algunos aspectos, como en estabilidad dimensional, ya que al disponerse las sucesivas capas con las vetas perpendiculares, las deformaciones de las piezas debido a la humedad o temperatura disminuyen. Los tarima flotante madera multicapa suelen incorporar, al igual que los suelos de tarima flotante sintética, un sistema de anclaje tipo clic.
Desventajas
Al igual que la tarima flotante sintética, el problema más habitual suelen ser las juntas, aquí su reparación es más sencilla, pudiéndose hacer parcialmente, aunque el parche se notaría a la vista, o integrarlo en el proceso de restauración necesario como el lijado y barnizado, también conocido por acuchillado.

Tarima flotante de madera maciza

Tarima flotante de madera maciza

Láminas de madera maciza que rondan los 2 cm de grosor, largas y estrechas, variando sus dimensiones de unos modelos a otros. Pueden presentarse sin juntas laterales, o con juntas a media madera, y normalmente disponen de alguna pieza de conexión metálica tipo clip, aunque no necesitan sistemas especiales de anclaje puesto que al ser más pesadas, funcionan bien por simple gravedad. También admite instalación sobre rastrel, dependiendo del tipo de tarima maciza empleada y su uso final. Su restauración es muy similar al parquet, teniendo aún más acuchillados que este, debido a su mayor grosor.
Bookmark and Share

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Related Posts

Real Time Analytics TopOfBlogs Home & Garden blogs BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Blogs

hacer presupuesto